Get The Look

4 consejos para la extracción segura de tu mascarilla facial

  •  Luego de pasados los 10 a 15 minutos de permanencia recomendados en el envase, es vital que quites ma máscara con agua templada o tibia. Hacerlo con agua caliente podría abrir tus poros y dejar la piel más sensible de lo habitual.
  •  Al enjuagar, debes hacerlo con movimientos circulares. Aunque tardes unos minutos más en deshacerte por completo de ella, el realizar masajes estimulará la circulación sanguínea y por ende, mejorará el estado de tu piel.
  •  Tras quitarla, procede a lavar con agua fría. El cambio en la temperatura del enjuague cerrará los poros permitiendo un resultado fresco y hermoso en instantes.
  • La aplicación posterior de un tónico facial o crema hidratante hará que la piel absorba de mucho mejor manera cualquier nutriente agregado, mejorando aún más su apariencia.
  •  Primavera, invierno, otoño y verano, cada estación cuenta con su beneficio asociado, ¡solo resta que te aventures a descubrirlo!
Pantalla Completa
Previous Next
Luego de pasados los 10 a 15 minutos de permanencia recomendados en el envase, es vital que quites ma máscara con agua templada o tibia. Hacerlo con agua caliente podría abrir tus poros y dejar la piel más sensible de lo habitual.
  •  Luego de pasados los 10 a 15 minutos de permanencia recomendados en el envase, es vital que quites ma máscara con agua templada o tibia. Hacerlo con agua caliente podría abrir tus poros y dejar la piel más sensible de lo habitual.
  •  Al enjuagar, debes hacerlo con movimientos circulares. Aunque tardes unos minutos más en deshacerte por completo de ella, el realizar masajes estimulará la circulación sanguínea y por ende, mejorará el estado de tu piel.
  •  Tras quitarla, procede a lavar con agua fría. El cambio en la temperatura del enjuague cerrará los poros permitiendo un resultado fresco y hermoso en instantes.
  • La aplicación posterior de un tónico facial o crema hidratante hará que la piel absorba de mucho mejor manera cualquier nutriente agregado, mejorando aún más su apariencia.
  •  Primavera, invierno, otoño y verano, cada estación cuenta con su beneficio asociado, ¡solo resta que te aventures a descubrirlo!

Las impurezas faciales desde hace algunos meses tienen un enemigo masivo que ha revolucionado el mercado de la belleza. Se trata de las mascarillas, que junto con combatir aquella suciedad imperceptible al ojo, puede exfoliar y purificar la piel. Su aplicación, pese a sencilla cuenta con algunos secretos, al especial al retirar. Hoy te los contamos para obtener mejores resultados a partir de ellas.

Las mascarillas representan uno de los aliados más sencillos para usar en la piel. Si bien su aplicación no es para nada difícil, existen ciertas técnicas que pueden potenciar los efectos. Sobre ellas te contamos a continuación.

Lavado y productos posteriores, la clave para una extracción segura

1. La aplicación de la mascarilla sobre el rostro limpio y por todo el óvalo facial que se desee tratar son dos prácticas conocidas al usar. Sin embargo poco se sabe de métodos para removerla luego de seca tras 10 o 15 minutos de acción. Es vital que quites ma máscara con agua templada o tibia. Hacerlo con agua caliente podría abrir tus poros y dejar la piel más sensible de lo habitual.

2. Al enjuagar, debes hacerlo con movimientos circulares. Aunque tardes unos minutos más en deshacerte por completo de ella, el realizar masajes estimulará la circulación sanguínea y por ende, mejorará el estado de tu piel.

3. Una vez retirado por completo el producto, procede a lavar tu cara con agua fría. El cambio en la temperatura del enjuague cerrará los poros permitiendo un resultado fresco y hermoso en instantes.

4. Para cerrar el proceso, recurre a la aplicación de un tónico o hidratante facial. Tras eliminar la mascarilla y con el rostro totalmente limpio, la piel absorberá de mucho mejor manera cualquier nutriente agregado, mejorando aún más su apariencia.

Aprovecha su uso a propósito del recambio de temporadas y sácales partido para renovar las capas más opacas de la piel o bien para controlar aquel brillo facial incrementado producto del calor. Primavera, invierno, otoño y verano, cada estación cuenta con su beneficio asociado, ¡solo resta que te aventures a descubrirlo!

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017