Get The Look

4 errores que no debes cometer al cuidar la piel en meses de bajas temperaturas

  • Una buena primera orientación al escoger tu crema hidratante es elegir un humectante en base a agua en caso de cutis graso y aquellas con aceites minerales si tu rostro es seco. Lo ideal es que este último incluya entre sus compuestos vitamina C, ingrediente que activa la síntesis de colágeno.
  • Mientras perduren las bajas temperaturas, la piel pierde agua y queda más vulnerable a ensuciarse y a la obstrucción de poros.
  • Contrarresta los efectos desfavorables de los rayos UV confactor solar por la mañana - con el cual prevendrás no sólo el cáncer de piel sino otras afecciones asociadas como el envejecimiento. En particular, los rayos UVA son los responsables del deterioro progresivo de la piel y ellos suelen traspasar las nubes.
  • El pasar de un exterior de bajas temperaturas a un interior calefaccionado también implica abrigar y desabrigar la piel. El frío podría hacer que los vasos capilares se dilataran y quedaran en evidencia, lo que paralelamente irrita y seca la piel.
  • Los cambios bruscos de temperatura generan una deshidratación aguda de la piel, por lo cual durante los meses que siguen es recomendable no sólo evitar el cambio rápido entre el exterior e interior: también es útil evitar las duchas de agua muy caliente y los espacios calefaccionados.
Pantalla Completa
Previous Next
Una buena primera orientación al escoger tu crema hidratante es elegir un humectante en base a agua en caso de cutis graso y aquellas con aceites minerales si tu rostro es seco. Lo ideal es que este último incluya entre sus compuestos vitamina C, ingrediente que activa la síntesis de colágeno.
  • Una buena primera orientación al escoger tu crema hidratante es elegir un humectante en base a agua en caso de cutis graso y aquellas con aceites minerales si tu rostro es seco. Lo ideal es que este último incluya entre sus compuestos vitamina C, ingrediente que activa la síntesis de colágeno.
  • Mientras perduren las bajas temperaturas, la piel pierde agua y queda más vulnerable a ensuciarse y a la obstrucción de poros.
  • Contrarresta los efectos desfavorables de los rayos UV confactor solar por la mañana - con el cual prevendrás no sólo el cáncer de piel sino otras afecciones asociadas como el envejecimiento. En particular, los rayos UVA son los responsables del deterioro progresivo de la piel y ellos suelen traspasar las nubes.
  • El pasar de un exterior de bajas temperaturas a un interior calefaccionado también implica abrigar y desabrigar la piel. El frío podría hacer que los vasos capilares se dilataran y quedaran en evidencia, lo que paralelamente irrita y seca la piel.
  • Los cambios bruscos de temperatura generan una deshidratación aguda de la piel, por lo cual durante los meses que siguen es recomendable no sólo evitar el cambio rápido entre el exterior e interior: también es útil evitar las duchas de agua muy caliente y los espacios calefaccionados.

Las mañanas y noches frías pronto darán paso a días completos de bajas temperaturas, y para preparar tu piel a ellas, no debes caer en clásicos errores - que hasta ahora - eran parte de tu habitual rutina de belleza. Hoy los revisamos para que sean una experta en el cuidado facial este otoño/invierno.

El rostro, en todo momento al descubierto, es uno de los sectores más sensibles al frío. A pesar de usar bufandas y gorros para cubrir su parte inferior y superior, siempre existe alguna porción expuesta, la cual debes cuidar con bastante delicadeza. A continuación, algunas prácticas básicas a erradicar de tu kit de cuidados antes de empezar el peak de la temporada.

4 desaciertos para evitar al cuidar tu rostro el próximo semestre

No prestar atención a tu producto hidratante
Hoy las góndolas de supermercados y farmacias contienen decenas de hidratantes de diferentes marcas, todos con el mismo fin. Para no perderte en este sentido, lo primero que debes tener claro es tu tipo de piel. Una buena primera orientación podría ser escoger un humectante en base a agua en caso de cutis graso y aquellas con aceites minerales si tu rostro es seco. Lo ideal es que este último incluya entre sus compuestos vitamina C, ingrediente que activa la síntesis de colágeno.

Visualmente, es importante que la crema hidratante mejore la berrera protectora superficial de la piel, lo cual puede lograrse con productos que ayudan a retener agua y a la vez aportan ceramidas, componente natural muy beneficioso para la piel.

Exposición al smog
Las restricciones ambientales y pre emergencias son algo común comenzado otoño/invierno, y si ellas obligan a abstenerse de ciertas actividades, al estar expuesta a mucha contaminación, la piel también presenta ciertos requisitos. Mientras perduren las bajas temperaturas, la piel pierde agua y queda más vulnerable a ensuciarse y a la obstrucción de poros.

Ello no solo tiene repercusión en la dermis, sino también la deja más propensa a generar arrugas y sequedad. Esta se produce pues se incrementa la secreción de la proteína MMP - 1, relacionada directamente al envejecimiento cutáneo. Por ello, regularmente la contaminación es asociada a la muerte anticipada de las células.

Protector solar, un indispensable 365 días al año
La luz UV es un agente negativo sobre la piel durante las 4 estaciones del año. Contrarrestar sus efectos desfavorables es posible gracias al factor solar por la mañana - con el cual prevendrás no sólo el cáncer de piel sino otras afecciones asociadas como el envejecimiento. En particular, los rayos UVA son los responsables del deterioro progresivo de la piel y ellos suelen traspasar las nubes, por tanto no debes olvidar llevar una capa protectora sobre tu rostro aún en días sin presencia de sol. 

No a los cambios de ambiente bruscos
El aire no es igual en verano que en otoño/ invierno. Si durante las estaciones calurosas el paso de un ambiente cerrado a uno abierto no perjudica la salud ni la condición de la piel, el frío si lo hace. El pasar de un exterior de bajas temperaturas a un interior calefaccionado también implica abrigar y desabrigar la piel. El frío podría hacer que los vasos capilares se dilataran y quedaran en evidencia, lo que paralelamente irrita y seca la piel. 

Los cambios bruscos de temperatura generan una deshidratación aguda de la piel, por lo cual durante los meses que siguen es recomendable no sólo evitar el cambio rápido entre el exterior e interior: también es útil evitar las duchas de agua muy caliente y los espacios calefaccionados.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017