Get The Look

7 técnicas para un lavado eficiente que promueva la reparación al mismo tiempo de limpiar

  • La interrogante si una o dos pasadas de shampoo son efectivas puede derribarse con la hipotesis de la combinación de dos tipos. El primer shampoo, idealmente neutro, ayudará a quitar grasitud y suciedad, mientras al aplicar el segundo, puedes cambiar de producto y utilizar otro rotulado específico para lo que quieres lograr.
  • Según expertos, la forma más adecuada de tocar el cuero cabelludo al lavar es con las yemas de los dedos, no con las uñas. Los movimientos circulares en el cuero cabelludo desde la zona frontal, laterales y atrás, son esenciales para un lavado integral.
  • La idea es no lavar con agua extremadamente caliente pero sí tibia o fría. Esto, porque las altas temperaturas podrían deshidratar las hebras, abriéndose y aflojando los aceites naturales beneficiosos para el cabello.
  • La última fase del lavado debe ser certera en cuanto a la cantidad y lugar a aplicarse. Es preciso agregar poca cantidad, empezando a 2 o 3 centímetros de la raíz. Puedes masajear hacia abajo para que el efecto cobre resultado tanto en medios como en extremos.
  • Antes de acabar la ducha, pasar de un chorro de agua tibia a uno frío, hará que el cambio de temperatura estimule la circulación sanguínea, generando además el cierre de la cutícula.
Pantalla Completa
Previous Next
La interrogante si una o dos pasadas de shampoo son efectivas puede derribarse con la hipotesis de la combinación de dos tipos. El primer shampoo, idealmente neutro, ayudará a quitar grasitud y suciedad, mientras al aplicar el segundo, puedes cambiar de producto y utilizar otro rotulado específico para lo que quieres lograr.
  • La interrogante si una o dos pasadas de shampoo son efectivas puede derribarse con la hipotesis de la combinación de dos tipos. El primer shampoo, idealmente neutro, ayudará a quitar grasitud y suciedad, mientras al aplicar el segundo, puedes cambiar de producto y utilizar otro rotulado específico para lo que quieres lograr.
  • Según expertos, la forma más adecuada de tocar el cuero cabelludo al lavar es con las yemas de los dedos, no con las uñas. Los movimientos circulares en el cuero cabelludo desde la zona frontal, laterales y atrás, son esenciales para un lavado integral.
  • La idea es no lavar con agua extremadamente caliente pero sí tibia o fría. Esto, porque las altas temperaturas podrían deshidratar las hebras, abriéndose y aflojando los aceites naturales beneficiosos para el cabello.
  • La última fase del lavado debe ser certera en cuanto a la cantidad y lugar a aplicarse. Es preciso agregar poca cantidad, empezando a 2 o 3 centímetros de la raíz. Puedes masajear hacia abajo para que el efecto cobre resultado tanto en medios como en extremos.
  • Antes de acabar la ducha, pasar de un chorro de agua tibia a uno frío, hará que el cambio de temperatura estimule la circulación sanguínea, generando además el cierre de la cutícula.

La reparación no solo está en usar buenos productos de lavado y permanencia. Muchos de los resultados que confluyen en el proceso de mejorar el estado de la cabellera se concentran en el modo en que se realiza la limpieza, y aunque pudiera parecer un simple detalle, existen diferencias notorias. Hoy te las contamos.

7 básicos para un lavado reparador

Diagnóstico a tu cuero cabelludo. Los hay secos, grasos y con caspa, por ello la primera medida a tomar es revisar su estado y buscar los productos específicos que te ayuden a mejorar el cabello desde su raíz.

¿Cantidad de shampoo? La interrogante si una o dos pasadas de shampoo son efectivas puede derribarse con la hipotesis de la combinación de dos tipos. El primer shampoo, idealmente neutro, ayudará a quitar grasitud y suciedad, mientras al aplicar el segundo, puedes cambiar de producto y utilizar otro rotulado específico para lo que quieres lograr: modelas rizos, hidratar, restaurar o dejar tu estilo más liso. Opta por un limpiador de características alcalinas, este shampoo hará que los poros y cutículas se abran dando paso a mejores resultados al usar tu acondicionador.

Forma correcta de masajear. Según expertos, la forma más adecuada de tocar el cuero cabelludo al lavar es con las yemas de los dedos, no con las uñas. Los movimientos circulares en el cuero cabelludo desde la zona frontal, laterales y atrás, son esenciales para un lavado integral.

Temperatura de enjuague. Muchos especialistas aseguran que los grados con que se limpie el cabello influye en su posterior condición. Si bien esto es correcto, existen varias alternativas. La idea es no hacerlo con agua extremadamente caliente pero sí tibia o fría. Esto, porque las altas temperaturas podrían deshidratar las hebras, abriéndose y aflojando los aceites naturales beneficiosos para el cabello. Ojo, al aplicar tanto shampoo como acondicionador, es necesario que el cabello esté por completo empapado de agua.

Cuánto y cómo, buen uso del acondicionador. La última fase del lavado debe ser certera en cuanto a la cantidad y lugar a aplicarse. Es preciso agregar poca cantidad, empezando a 2 o 3 centímetros de la raíz. Puedes masajear hacia abajo para que el efecto cobre resultado tanto en medios como en extremos.

Shock de energía. Antes de acabar la ducha, pasar de un chorro de agua tibia a uno frío, hará que el cambio de temperatura estimule la circulación sanguínea, generando además el cierre de la cutícula. Entre otras ventajas, esta práctica podría evitar a que el cabello se erice.

Lavado y peinado, ¡también parte del proceso! Parte importante cuando se trata de resguardar el cabello llega al secar. No apliques plancha ni secador cuando el pelo esté aún mojado, ya que esta fase representa su etapa más sensible. Al desenredar es aconsejable hacerlo por porciones. Por ejemplo, puedes comenzar por abajo peinando medios y puntas. Una vez tratada la parte más delicada del cabello, realiza el desenredado completo de raíz a extremos.

Completa tu Look!
Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017