Get The Look

Aplica el blush según la forma de tu rostro

  • La aplicación del rubor depende de varios factores: la forma ósea del rostro, sus contornos y cosméticos que ya estén presentes en el maquillaje.
  • Compensa la verticalidad propia de los rostros alargados terminando el maquillaje con una aplicación vertical, partiendo por las mejillas en dirección de leve ascenso hacia las orejas.
  • Los ángulos más marcados en la zona baja del rostro - como los cuadrados - pueden equilibrarse con rubores focalizados en el sector de las manzanas, parte más redondeada y alta de los pómulos.
  • Las caras redondas pueden aprovecharse de dibujos pronunciados siguiendo la forma de una letra C o medialuna. Aquellos trazos estilizarán la forma natural del rostro.
  •  Para maquillar un rostro en forma de óvalo realiza la misma medialuna que en caras redondas pero de manera más acentuada.
Pantalla Completa
Previous Next
La aplicación del rubor depende de varios factores: la forma ósea del rostro, sus contornos y cosméticos que ya estén presentes en el maquillaje.
  • La aplicación del rubor depende de varios factores: la forma ósea del rostro, sus contornos y cosméticos que ya estén presentes en el maquillaje.
  • Compensa la verticalidad propia de los rostros alargados terminando el maquillaje con una aplicación vertical, partiendo por las mejillas en dirección de leve ascenso hacia las orejas.
  • Los ángulos más marcados en la zona baja del rostro - como los cuadrados - pueden equilibrarse con rubores focalizados en el sector de las manzanas, parte más redondeada y alta de los pómulos.
  • Las caras redondas pueden aprovecharse de dibujos pronunciados siguiendo la forma de una letra C o medialuna. Aquellos trazos estilizarán la forma natural del rostro.
  •  Para maquillar un rostro en forma de óvalo realiza la misma medialuna que en caras redondas pero de manera más acentuada.

Como en la mayoría de las técnicas de belleza, al llegar al blush no existe una técnica acertada, sino varias, más aún si se trata de seguir al pie de la letra una marca que sintonice con la forma del rostro. Adéntrate en el modo de uso del colorete según la terminación de tu rostro.

Las certezas únicas en maquillaje no existe, premisa que cobra mucho sentido al aplicar el blush, ya que su uso dependerá directamente del rostro de cada una. Un error clásico es hundir las mejillas hacia adentro y aplicar el colorete sobre la parte abultada luego del gesto, ya que detrás de su uso existe una sencilla y rápida técnica que contempla contorno, utilización o no de otros cosméticos como el iluminador y la estructura ósea propia en cada caso. Atenta a los primeros pasos para convertirte en una experta en colorete.

¿Alargado, redondeado, cuadrado u óvalo? Encuentra la aplicación ideal para tu tipo de rostro

Al hablar de óvalos faciales, los especialistas suelen dividir los tipos de rostro en 4 según la terminación mandibular de la cara. Alargados, redondos, cuadrados y ovalados difieren en su aplicación al tratarse de blush, tal como profundizamos a continuación.

Rostro alargado: para compensar la verticalidad característica de este tipo de caras, al terminar el maquillaje es preciso añadir el producto de forma vertical, partiendo por las mejillas en dirección de leve ascenso hacia las orejas.

Rostro cuadrado: los ángulos más marcados en la zona baja del rostro pueden equilibrarse con rubores focalizados en el sector de las manzanas, parte más redondeada y alta de los pómulos. Ellos no sólo favorecerán por hacer más suave los rasgos sino también imprimirán más dulzura a la expresión.

Rostro redondo: quienes cuentan con este tipo de rostro pueden aprovecharse de dibujos pronunciados siguiendo la forma de una letra C o medialuna. Aquellos trazos estilizarán la forma natural del rostro. Comienza por las mejillas y concluye la marca en la sien.

Rostro ovalado: similar a la aplicación del rubor sobre rostro alargado, para maquillar un rostro en forma de óvalo realiza la misma medialuna anterior, pero de manera más acentuada. El dibujo trazado servirá para rostros a medio camino entre los redondos y alargados.

¡No lo hagas! Consideración extra para no errar con tu blush

Si tu producción de maquillaje incorpora iluminador y rubor, deberás respetar el espacio de ambos para que juntos se complementen, y uno no se pierda bajo el otro. ¿Cómo hacerlo? al agregarlo en la zona de los pómulos siempre hazlo en un plano superior al blush. 

El iluminador debe ubicarse con el fin de resaltar la parte superior del hueso, haciendo que idealmente este se vea más pronunciado. Comienza su aplicación desde el ángulo exterior de la mirada formando una ligera C al alcanzar los costados de la nariz. Luego de este detalle estarás lista para seguir los consejos según forma de rostro recién mencionados.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017