Get The Look

Aprende a evitar que la piel se reseque por el uso del agua caliente

  •  El agua caliente daña a la piel
  •  Para no resecar la piel incluye durante el baño jabones suaves
Pantalla Completa
Previous Next
El agua caliente daña a la piel
  •  El agua caliente daña a la piel
  •  Para no resecar la piel incluye durante el baño jabones suaves
Completa tu
Look!
X

Durante el invierno la mayoría de las mujeres disfrutan de un baño largo y caliente, sin embargo, es común escuchar que el agua caliente le hace daño a la piel. Descubre la verdad sobre este tema, del cual Flávia Addor aclaró todas las dudas y explicó de que manera las altas temperaturas afectan la salud de la dermis

Conoce las consecuencias de bañarse con agua caliente 

El contacto con el agua caliente puede resecar la piel y causar irritaciones. De acuerdo con la dermatóloga Flávia Addor, las altas temperaturas incrementan los efectos del jabón sobre la dermis: “el agua caliente tiene un efecto desengrasante, remueve los lípidos naturales de la piel, por lo tanto, la reseca cuando está en contacto con ella por mucho tiempo”, explicó.

A su vez, la especialista comentó que el resultado sobre la piel es similar al llamado efecto rebote. “Como tenemos un mayor número de glándulas sebáceas en la cara, la resequedad las estimula”, declaró la dermatóloga. “En las pieles grasas, esto puede generar irritación, descamación y el efecto rebote”.

¿Qué efectos producen las altas temperaturas en cada tipo de piel?

No sólo la piel grasosa puede sufrir de problemas a causa del contacto con el agua caliente. La dermatóloga Flávia Addor explicó que las pieles normales con las altas temperaturas del agua se pueden resecar y presentar un cuadro de piel reseca y sensible, dependiendo de la intensidad de la exposición.

Para las pieles secas por naturaleza, la experta contó que las consecuencias pueden incluir el empeoramiento de la resequedad, generando picazón e irritaciones, además de agravar la dermatitis existente.

Evita la resequedad con estos cuidados 

Para evitar que la piel quede reseca a causa del agua caliente, es necesario disminuir su temperatura durante la ducha. “La temperatura ideal para el agua es tibia, alrededor de 25 a 30 grados”, recomendó Flavia Adoor. No es necesario medir ese valor, basta con que el agua no de una sensación de que está fría.

La dermatóloga añadió: “Como en invierno puede ser muy tentador aumentar la temperatura del agua, el baño debe realizarse rápido y con poco jabón, incluso se debe invertir en un jabón más suave”.

También es importante no descuidar la hidratación, durante todo el año. Si tienes mucha flojera, procura invertir en jabones menos agresivos. El protector solar también se debe usar diariamente, incluso en los días más fríos y nublados.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017