Get The Look

Carolina de Moras en Viña 2018: análisis de todos los looks festivaleros de la animadora

  •  El vestido marfil de Pato Moreno permitió arriesgar mucho en la forma de presentar el cabello de la animadora. Volviendo al estilo suelto que más cómodo le queda a Carolina, lució ondas con mucho volumen.
  •  Para dejar completamente visible el trabajo en busto y hombros de la primera noche se optó por un peinado tomado con leve volumen sobre la coronilla. La mayor dimensión de su cabello se concentró atrás, dejando el rostro despejado. En maquillaje se optó por dar énfasis a los labios, en un tono mate similar al del vestido y ojos delineados en un negro, difuminado en los costados exteriores.
  • La simpleza del vestuario fue acompañada por cabello liso y partidura al medio, el que finalizó con leve movimiento bajo los hombros. Su maquillaje para cerrar la edición número 59 de Viña estuvo determinado por unos labios ciruela y párpados en tonos dorados.
  •  La noche de viernes Carolina volvió a atreverse con un recogido, esta vez bastante más casual que el mostrado la primera noche. Para darle más importancia a la zona del escote se escogió una cola de caballo media que cayó con textura ondulada y bastante volumen atrás, dando paso a un juego de colores muy juveniles en el rostro.
  •  El atuendo más alegre de la cita musical se vio el sábado por la noche. La animadora conjugó la calidez de su vestido con tonos rosa tanto en labios como en pómulos. Para su boca escogió un tono pálido mate, el que encendió con mejillas en un tono más marcado que ayudaron a pronunciar su semblante bronceado.
  •  La moderna propuesta en vestuario de Matías Hernán se acompañó por el look más natural en cabello y maquillaje de toda la semana festivalera: la partidura central provocó que el cabello de Carola cayera suelto sobre ambos hombros con ondas suaves en puntas. Esto se complementó con un rostro igual de sencillo compuesto de labial beige opaco, máscara de pestañas de intenso negro y delineado oscuro que respetó los límites de su mirada.
Pantalla Completa
Previous Next
El vestido marfil de Pato Moreno permitió arriesgar mucho en la forma de presentar el cabello de la animadora. Volviendo al estilo suelto que más cómodo le queda a Carolina, lució ondas con mucho volumen.
  •  El vestido marfil de Pato Moreno permitió arriesgar mucho en la forma de presentar el cabello de la animadora. Volviendo al estilo suelto que más cómodo le queda a Carolina, lució ondas con mucho volumen.
  •  Para dejar completamente visible el trabajo en busto y hombros de la primera noche se optó por un peinado tomado con leve volumen sobre la coronilla. La mayor dimensión de su cabello se concentró atrás, dejando el rostro despejado. En maquillaje se optó por dar énfasis a los labios, en un tono mate similar al del vestido y ojos delineados en un negro, difuminado en los costados exteriores.
  • La simpleza del vestuario fue acompañada por cabello liso y partidura al medio, el que finalizó con leve movimiento bajo los hombros. Su maquillaje para cerrar la edición número 59 de Viña estuvo determinado por unos labios ciruela y párpados en tonos dorados.
  •  La noche de viernes Carolina volvió a atreverse con un recogido, esta vez bastante más casual que el mostrado la primera noche. Para darle más importancia a la zona del escote se escogió una cola de caballo media que cayó con textura ondulada y bastante volumen atrás, dando paso a un juego de colores muy juveniles en el rostro.
  •  El atuendo más alegre de la cita musical se vio el sábado por la noche. La animadora conjugó la calidez de su vestido con tonos rosa tanto en labios como en pómulos. Para su boca escogió un tono pálido mate, el que encendió con mejillas en un tono más marcado que ayudaron a pronunciar su semblante bronceado.
  •  La moderna propuesta en vestuario de Matías Hernán se acompañó por el look más natural en cabello y maquillaje de toda la semana festivalera: la partidura central provocó que el cabello de Carola cayera suelto sobre ambos hombros con ondas suaves en puntas. Esto se complementó con un rostro igual de sencillo compuesto de labial beige opaco, máscara de pestañas de intenso negro y delineado oscuro que respetó los límites de su mirada.

Este 25 de febrero concluyeron los 5 años de Carolina de Moras a la cabeza del Festival de Viña del Mar, para lo cual la animadora apostó en grande por diseños locales y bellas composiciones a cargo de Raúl Flores en maquillaje y Leonidas Haidresser en peinados. Analizamos cada una de sus apuestas entre el martes y domingo recién pasados, ¡para que conozcas los entretelones detrás de cada looks escogido por su equipo! 

La noche inaugural del certamen fue, por lejos, la más elegante en materia de looks para Carolina de Moras. Enfundada en un vestido rojo intenso ceñido al cuerpo y detalle de vuelos en ambos hombros, el modelo creado por Claudio Masilla entregó un potente mensaje de sofisticación y sensualidad, arrasando en redes sociales.

Para dejar completamente visible el trabajo en busto y hombros se optó por un peinado tomado con leve volumen sobre la coronilla. La mayor dimensión de su cabello se concentró atrás, dejando el rostro despejado. Para este se optó por dar énfasis a los labios, en un tono mate similar al del vestido y ojos delineados en un negro, difuminado en los costados exteriores. La intensa línea que decoró sus ojos estuvo acompañada de sombras nude en el sector móvil.

Durante la noche del miércoles, la elegancia en el vestuario se mantuvo intacta. El trabajo realizado por Pato Moreno constó en un vestido marfil con bordado de pedrería que permitió arriesgar mucho en la forma de presentar el cabello de la animadora. Volviendo al estilo suelto que más cómodo le queda a Carolina, lució ondas con mucho volumen - en un estilo aleonado - que cayeron sobre uno de sus hombros gracias a una notoria partidura al lado. El pelo al viento no sólo dejó en evidencia la textura sino también un leve degradé del castaño al rubio ceniza.

Para equiparar la espectacularidad de sus ondas, se le maquilló con un labial rosa pálido y al llegar a la mirada sólo fue necesario un delineado de grosor intermedio y terminación alargada. Sobre este, sus párpados se mostraron teñidos de tonos tierra.

El toque futurista en materia de diseño apareció durante la tercera noche de Festival, en la que Carolina llevó un diseño de Matías Hernán que contó con varias reseñas modernas. El atuendo negro estuvo compuesto por dos piezas. La parte superior strapless en lo alto fue la que acaparó todos los comentarios por ser súper ajustada a la cintura con abertura en escote y costados, para luego caer tipo peplum alrededor de las caderas.

Esta moderna propuesta fue acompañada por el look más natural en cabello y maquillaje de toda la semana festivalera: la partidura central provocó que el cabello de Carola cayera suelto sobre ambos hombros con ondas suaves en puntas. Esto se complementó con un rostro igual de sencillo compuesto de labial beige opaco, máscara de pestañas de intenso negro y delineado oscuro que respetó los límites de su mirada.

La noche de viernes Carolina volvió a atreverse con un recogido, esta vez bastante más casual que el mostrado la primera noche. El vestido plateado diseñado para ella por Claudio Mansilla dejó libre la zona frontal, en la que contó con un bellísimo nudo y atado al cuello.

Para darle más importancia a la zona del escote se escogió una cola de caballo media que cayó con textura ondulada y bastante volumen atrás, dando paso a un juego de colores muy juveniles en el rostro. Su maquillaje estuvo compuesto por un labial ciruela opaco y mirada con un delineado negro largo de acabado gatito.

El atuendo más alegre de la cita musical se vio el sábado por la noche. Para celebrar su cumpleaños, Carolina desfiló por la Quinta con un vestido amarillo, obra de Diego Osses. El amplio escote delantero del vestido fue acompañado por cabello ondulado, suelto sobre ambos hombros.

La animadora conjugó la calidez de su vestido con tonos rosa tanto en labios como en pómulos. Para su boca escogió un tono pálido mate, el que encendió con mejillas en un tono más marcado que ayudaron a pronunciar su semblante bronceado. Al llegar a los ojos el equipo de Raúl Flores optó por delineado negro y párpados claros.

Para cerrar su animación en Viña Carolina nuevamente confió en un estilo de Pato Moreno, esta vez un vestido ajustado color cobre con detalles en el busto. La simpleza del vestuario fue acompañada por cabello liso y partidura al medio, el que finalizó con leve movimiento bajo los hombros. Su maquillaje esta vez estuvo determinado por unos labios ciruela y párpados en tonos dorados.

El toque futurista en materia de diseño apareció durante la tercera noche de Festival, en la que Carolina llevó un diseño de Matías Hernán que contó con varias reseñas modernas. El atuendo negro estuvo compuesto por dos piezas. La parte superior strapless en lo alto fue la que acaparó todos los comentarios por ser súper ajustada a la cintura con abertura en escote y costados, para luego caer tipo peplum alrededor de las caderas.

Esta moderna propuesta fue acompañada por el look más natural en cabello y maquillaje de toda la semana festivalera: la partidura central provocó que el cabello de Carola cayera suelto sobre ambos hombros con ondas suaves en puntas. Esto se complementó con un rostro igual de sencillo compuesto de labial beige opaco, máscara de pestañas de intenso negro y delineado oscuro que respetó los límites de su mirada.

La noche de viernes Carolina volvió a atreverse con un recogido, esta vez bastante más casual que el mostrado la primera noche. El vestido plateado diseñado para ella por Claudio Mansilla dejó libre la zona frontal, en la que contó con un bellísimo nudo y atado al cuello.

Para darle más importancia a la zona del escote se escogió una cola de caballo media que cayó con textura ondulada y bastante volumen atrás, dando paso a un juego de colores muy juveniles en el rostro. Su maquillaje estuvo compuesto por un labial ciruela opaco y mirada con un delineado negro largo de acabado gatito.

El atuendo más alegre de la cita musical se vio el sábado por la noche. Para celebrar su cumpleaños, Carolina desfiló por la Quinta con un vestido amarillo, obra de Diego Osses. El amplio escote delantero del vestido fue acompañado por cabello ondulado, suelto sobre ambos hombros.

La animadora conjugó la calidez de su vestido con tonos rosa tanto en labios como en pómulos. Para su boca escogió un tono pálido mate, el que encendió con mejillas en un tono más marcado que ayudaron a pronunciar su semblante bronceado. Al llegar a los ojos el equipo de Raúl Flores optó por delineado negro y párpados claros.

Para cerrar su animación en Viña Carolina nuevamente confió en un estilo de Pato Moreno, esta vez un vestido ajustado color cobre con detalles en el busto. La simpleza del vestuario fue acompañada por cabello liso y partidura al medio, el que finalizó con leve movimiento bajo los hombros. Su maquillaje esta vez estuvo determinado por unos labios ciruela y párpados en tonos dorados.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017