Get The Look

Controla el brillo facial de temporada con esta guía de cuidados basada en limpieza y mascarilla

  • Si tu cutis graso sufre debido a las altas temperaturas de primavera y verano, minimiza el tiempo entre la aplicación de tu mascarilla facial de 15 a 7 días. Usándola una vez por semana podrás controlar la producción de sebo y los clásicos poros abiertos.
  •  Al aplicarla, es importante hacerlo sobre tu piel limpia y respetando los tiempos de permanencia señalados en el envasado.
  •  Las pieles grasas son las más susceptibles en tiempos de calor por ser propensas a irritaciones o inflamaciones.
  •  Para mantener a raya estos efectos límpiala por la mañana y por la noche.
  •  Evita tocar la superficie de tu rostro con las manos, de manera de no traspasar la suciedad en ellas a tu cutis y ampliar posibles focos infecciosos.
Pantalla Completa
Previous Next
Si tu cutis graso sufre debido a las altas temperaturas de primavera y verano, minimiza el tiempo entre la aplicación de tu mascarilla facial de 15 a 7 días. Usándola una vez por semana podrás controlar la producción de sebo y los clásicos poros abiertos.
  • Si tu cutis graso sufre debido a las altas temperaturas de primavera y verano, minimiza el tiempo entre la aplicación de tu mascarilla facial de 15 a 7 días. Usándola una vez por semana podrás controlar la producción de sebo y los clásicos poros abiertos.
  •  Al aplicarla, es importante hacerlo sobre tu piel limpia y respetando los tiempos de permanencia señalados en el envasado.
  •  Las pieles grasas son las más susceptibles en tiempos de calor por ser propensas a irritaciones o inflamaciones.
  •  Para mantener a raya estos efectos límpiala por la mañana y por la noche.
  •  Evita tocar la superficie de tu rostro con las manos, de manera de no traspasar la suciedad en ellas a tu cutis y ampliar posibles focos infecciosos.

La llegada del buen tiempo es una inyección de energía y belleza para muchas, sin embargo las temporadas calurosas afectan en mayor medida la piel, en especial aquellas grasas que deben lidiar con un aumento de oleosidad y por ende, un mayor brillo. ¿qué hacer entonces? Tan pronto comienza la primavera, te enseñamos algunos cuidados básicos junto a las mascarillas faciales.

El descontrol de las glándulas sebáseas es un proceso natural en esta época del año, en la que el sol aumenta los puntos de luz e impurezas del rostro, además de multiplicar la aparición de granos. Estos tres factores incrementan los tratamientos en cutis grasos, llamados a ser los más sensibles entre los meses de octubre y marzo. Al contrario del invierno, en que las pieles más afectadas son las resecas por su tendencia a la deshidratación, desde hoy centramos nuestro foco en las pieles oleosas y su cuidado basado en mascarillas de arcilla.

¿Qué puntos atenuar con un cuidado semanal?

Si lo habitual es recomendar el uso de mascarillas faciales como complemento cada 15 días, las pieles grasas pueden aprovechar su condición y reducir estos tiempos de acción a 7 días. Una limpieza semanal con mascarilla hará que los poros dilatados y mayor producción de sebo -ambos propios de temporadas de altas temperaturas - se atenúen. 

Esto se traducirá en poros menos dilatados y por ello expuestos a menos contaminación ambiental, cuya presencia permanente puede terminar en infecciones y obstrucciones, dando paso a granos, espinillas, puntos negro, y en casos más críticos, a brotes de acné.

4 secretos para limpiar tu cutis graso en tiempos de calor

#1. La limpieza facial, recomendada por lo general una vez al día y a realizarse de manera popular en horarios nocturnos, en caso de pieles grasas debe incrementarse a 2. El cuidado tanto de día como de noche debe realizarse con productos específicos para cutis oleosos y aplicarse con movimientos circulares. Esta puede ser reforzada con una crema hidratante posterior.

#2. Al limpiar tu piel de noche, es recomendable recurrir a un tónico astringente que busque reducir el exceso de grasa, además de evitar la formación de poros dilatados y otras impurezas.

#3. Al realizar tu rutina de limpieza con mascarilla, comienza el proceso siempre con la piel limpia y respetando los tiempos de permanencia descritos en su envasado. Los peelings espaciados también son una manera efectiva de deshacerte de las células muertas suspendidas en tu piel.

#4. Extiende tus momentos de higiene a otros hábitos durante el día. Intenta no tocar tu rostro con las manos de manera frecuente. Recuerda que este es un foco de suciedad directa que podría terminar en tu cutis.

A la hora de aplicar cremas, lociones o tónicos siempre hazlo con tus manos recién lavadas. Lo mismo si tocarás granos o espinillas. El contacto con agentes externos podría causar inflamación o una nueva infección.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017