Get The Look

Draping: La nueva manera de crear el efecto contouring con varios tonos de rubor

  •  La idea del "draping" es darle color e iluminación al rostro, creando un degradado con dos tonos de rubor
Pantalla Completa
Previous Next
La idea del "draping" es darle color e iluminación al rostro, creando un degradado con dos tonos de rubor

Cada vez hay más mujeres que apuestan por el estilo de maquillaje contouring, que sirve para destacar los rasgos naturales del rostro. Incluso ya han aparecido varias versiones de maquillaje para contornear y afinar el rostro, disfrazando las imperfecciones, y ahora ha llegado un estilo fresco, natural e iluminado. 

El “draping” se volvió famoso en los años 60 y 70, y ahora ha regresado con todo, pero en una versión moderna. Este tipo de contorno no requiere del uso de tonos oscuros, ya que el efecto se obtiene con la combinación de dos tonos rubor, que prometen dar color y esculpir el rostro de la forma más sutil e iluminada posible ¡Conoce los detalles de la técnica!

El “draping” se crea al difuminar dos tonos diferentes de rubor 

Generalmente los tonos muy oscuros de rubor terminan siendo ignorados, pero este producto recientemente se ha vuelto muy útil, ya que ayuda a crear el “draping" efecto que se elabora con dos tonos de rubor: uno más claro, que se debe aplicar en las mejillas, y otro más oscuro, que se debe difuminar debajo de las mejillas. La idea es crear el efecto ombré en esta zona, para que el resultado sea un rostro con un color y una forma natural.

A diferencia del famoso contorno que se elabora con correctores y sombras oscuras, y que puede cambiar completamente la forma del rostro, la técnica “draping" tiene la intención de reforzar y realzar los trazos más marcados del rostro, además de disfrazar pequeñas imperfecciones.

El resultado, por cierto, es similar al de las técnicas de “strobing”, que usan el iluminador para destacar diversas áreas del rostro. La diferencia está en la textura, ya que el iluminador garantiza un aspecto más fresco de la piel.

Crea correctamente el estilo de maquillaje draping 

La técnica creada en los años 60 por el maquillista Way Bandy no utilizaba algunos productos de maquillaje, como la base y el corrector, con la intención de dejar el look menos pesado y más natural. La versión actualizada del “draping”, permite usar estos productos de manera suave, con la idea de que la base y el corrector tengan la finalidad de tan sólo disfrazar las imperfecciones de la piel, en lugar de afinar y cambiar las características del rostro.

Una vez que la piel esté preparada comienza a crear el draping. Aplica el rubor de tono más oscuro a lo largo de la parte cóncava de las mejillas, colocando el producto desde la oreja hasta la comisura de la boca. Este efecto crea una sombra oscura que va a afinar el rostro de forma sutil.

El segundo paso es suavizar ésta sombra con el rubor de tono más claro en las mejillas. El secreto está en difuminar ligeramente los dos colores con una brocha con movimientos circulares en la zona, de manera que con los colores se forme un efecto degradado.

ver más : maquillaje - blush - rostro
Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017