Get The Look

Hitos de cuidado facial a tus 35: Buenas y malas prácticas llegada la tercera década

  • Una de las debilidades más clásicas de la rutina de belleza facial es utilizar productos no acordes al tipo de piel ni a la edad.
  • Las manchas solares y producto del acné son mucho más difíciles de prevenir, en incluso borrar pasados los 30.
  • entrados los 30 puedes comenzar a cuidar la piel específicamente para que los cambios hormonales  no modifiquen la elasticidad de la piel.
  • La hidratación ya no se basa en puramente en humectar. Las cremas indicadas para la edad pueden verse fortalecidas por retinol, agregado que brindará beneficios extra a tu rutina.
  • Puedes complementar estos cuidados con exfoliación, cuya periodicidad semanal es la justa y necesaria para mantener el cutis libre de residuos ambientales sin resecar demasiado.
Pantalla Completa
Previous Next
Una de las debilidades más clásicas de la rutina de belleza facial es utilizar productos no acordes al tipo de piel ni a la edad.
  • Una de las debilidades más clásicas de la rutina de belleza facial es utilizar productos no acordes al tipo de piel ni a la edad.
  • Las manchas solares y producto del acné son mucho más difíciles de prevenir, en incluso borrar pasados los 30.
  • entrados los 30 puedes comenzar a cuidar la piel específicamente para que los cambios hormonales  no modifiquen la elasticidad de la piel.
  • La hidratación ya no se basa en puramente en humectar. Las cremas indicadas para la edad pueden verse fortalecidas por retinol, agregado que brindará beneficios extra a tu rutina.
  • Puedes complementar estos cuidados con exfoliación, cuya periodicidad semanal es la justa y necesaria para mantener el cutis libre de residuos ambientales sin resecar demasiado.

El paso de los 20 a los 30 años en materia de piel puede no evidenciarse, sin embargo a cinco años de pisado aquel umbral de edad, los primeros signos de vejez sí podrían hacerse presentes. Pequeños cambios en la tersura y elasticidad son las señales a la vista, entre otras más que nombramos y detallamos a continuación en Get The Look.

El ritmo de vida sufre un notorio cambio entre los 20 y los 30. Si a los 20 estudiabas, los 30 y sus años siguientes están marcados por la independencia laboral, personal, tu familia y posiblemente hijos, rutina estresante que en muchos casos comienza pasando la cuenta desde el rostro hacia adentro. Ligeras líneas de expresión, es decir, arrugas en su primera fase, son consecuencia de tu rutina facial previa a los 35 y de afecciones propias de este periodo de la vida. ¿A qué cuidados estar atenta?

EL ABC DEL CUIDADO POST 30
Una de las debilidades más clásicas de la rutina de belleza facial es utilizar productos no acordes al tipo de piel ni a la edad. Aferrarse a un producto específico por más de una década es un bache absoluto en la lucha contra el envejecimiento pues conforme la piel madura, tiene otras necesidades. Tu tarea es conocerla e ir cambiado tus cremas a medida notes, por ejemplo, espinillas, resecamiento, arrugas, falta de volumen entre otras condiciones que pueden afectar el cutis. El prolongar el uso de un producto más de lo debido no empeorará tu rostro, sino que sus efectos ya no serán igual de visibles.

Las manchas solares y producto del acné son mucho más difíciles de prevenir, en incluso borrar pasados los 30, por lo tanto la recomendación es iniciar y acabar tratamientos con productos químicos antes de esta edad, y para el caso de los rayos solares, medir la exposición a partir de los 25.

Si bien los cambios hormonales aún no afectan a tu superficie facial, entrados los 30 puedes comenzar a cuidar la piel específicamente para que ellos no modifiquen su elasticidad. Lo más aconsejable durante esta década es acercarte a antioxidantes y vitaminas específicas, como también consumir alimentos que las posean.

La hidratación ya no se basa en puramente en humectar. Las cremas indicadas para la edad pueden verse fortalecidas por retinol, agregado que brindará beneficios extra a tu rutina.

Puedes complementar estos cuidados con exfoliación, cuya periodicidad semanal es la justa y necesaria para mantener el cutis libre de residuos ambientales sin resecar demasiado. Recuerda que la deshidratación de la dermis es una de las causas principales que desencadena la formación de arrugas.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017