Get The Look

Limpieza efectiva para tus párpados, conoce cómo cuidar la zona alta de tus ojos

  • Una de las funciones más importantes al desmaquillar es retirar máscara de pestañas o presencia de cosméticos de color sobre el párpado. Hazlo siempre en dirección de raíz a nariz, para evitar que restos de maquillaje permanezcan en la zona del ojo.
  • Al limpiar por la noche no apliques la misma crema destinada al contorno sobre el párpado. La piel de este sector contiene menos lípidos que la de otras zonas del rostro, por lo cual necesitarás cuidarla con productos más suaves y de componentes menos agresivos.
  • Si se trata de suciedad acumulada en un lugar de difícil acceso puedes ayudarte de un bastón con extremos de algodón. Al hacerlo de forma delicada, esta debería adherirse al hisopo. Procura no lastimar el globo ocular ni tampoco deslizar la suciedad a lo largo del ojo.
  • La oclusión - o cierre del ojo - permite proteger la zona y también humecerla, extendiéndose el líquido lagrimal. Debido a esta capacidad para almacenar agua con facilidad, los ojos tienden a hincharse, lo que puedes paliar con una toallita desmaquillante que refresque la parte superior e inferior del ojo.
  •  Recuerda que la piel de los párpados es sensible a asperezas, hinchazón y resequedad, todas condiciones que pueden revelar cansancio, enfermedades o estados emocionales.
Pantalla Completa
Previous Next
Una de las funciones más importantes al desmaquillar es retirar máscara de pestañas o presencia de cosméticos de color sobre el párpado. Hazlo siempre en dirección de raíz a nariz, para evitar que restos de maquillaje permanezcan en la zona del ojo.
  • Una de las funciones más importantes al desmaquillar es retirar máscara de pestañas o presencia de cosméticos de color sobre el párpado. Hazlo siempre en dirección de raíz a nariz, para evitar que restos de maquillaje permanezcan en la zona del ojo.
  • Al limpiar por la noche no apliques la misma crema destinada al contorno sobre el párpado. La piel de este sector contiene menos lípidos que la de otras zonas del rostro, por lo cual necesitarás cuidarla con productos más suaves y de componentes menos agresivos.
  • Si se trata de suciedad acumulada en un lugar de difícil acceso puedes ayudarte de un bastón con extremos de algodón. Al hacerlo de forma delicada, esta debería adherirse al hisopo. Procura no lastimar el globo ocular ni tampoco deslizar la suciedad a lo largo del ojo.
  • La oclusión - o cierre del ojo - permite proteger la zona y también humecerla, extendiéndose el líquido lagrimal. Debido a esta capacidad para almacenar agua con facilidad, los ojos tienden a hincharse, lo que puedes paliar con una toallita desmaquillante que refresque la parte superior e inferior del ojo.
  •  Recuerda que la piel de los párpados es sensible a asperezas, hinchazón y resequedad, todas condiciones que pueden revelar cansancio, enfermedades o estados emocionales.

Los párpados y pestañas no son solo complementos decorativos de la mirada. Ellos protegen al ojo de la resequedad, lesiones y cuerpos extraños que pudieran provenir del exterior, razones que generan la necesidad de cuidarlos adecuadamente. Por eso hoy nos focalizamos en este pequeño pero útil sector para que su limpieza y maquillaje sean efectivos.

El contacto diario con la contaminación, maquillaje y aire seco podrían dañar al párpado, pero no si llevas una limpieza de higiene diario contemplando las características y necesidades de cada sector del rostro. En específico para el borde alto y bajo de la mirada, te recomendamos estar atenta a lo siguiente: 

3 cuidados para la hinchazón y limpieza de párpados

Los párpados y pestañas son los máximos responsables de combatir la resequedad, por lo que resulta vital mantenerlos saludables para que puedan poner en práctica esta función. 

→DESMAQUILLAR←

Una de las funciones más importantes al desmaquillar es retirar máscara de pestañas o presencia de cosméticos de color sobre el párpado. Hazlo siempre en dirección de raíz a nariz, para evitar que restos de maquillaje permanezcan en la zona del ojo.

Al limpiar por la noche no apliques la misma crema destinada al contorno sobre el párpado. La piel de este sector contiene menos lípidos que la de otras zonas del rostro, por lo cual necesitarás cuidarla con productos más suaves y de componentes menos agresivos. Debido a la presencia de menor grasa, también requerirá de menos pero no nula hidratación. El no hacerlo puede desencadenar en la formación de arrugas, debido a la capa fina de piel que la caracteriza.

→ADIÓS SUCIEDAD

La suciedad ambiental puede inducir a las lágrimas, ¡no evites que suceda! En ese caso es recomendable limpiar con suaves golpes. Cierra los párpados y dales pequeños golpes con un pañuelo de papel. El líquido producido por el ojo podría ayudar a arrastrar aquella suciedad. 

Si se trata de suciedad acumulada en un lugar de difícil acceso puedes ayudarte de un bastón con extremos de algodón. Al hacerlo de forma delicada, esta debería adherirse al hisopo. Procura no lastimar el globo ocular ni tampoco deslizar la suciedad a lo largo del ojo.

→HUMEDAD E HINCHAZÓN

La oclusión - o cierre del ojo - permite proteger la zona y también humecerla, extendiéndose el líquido lagrimal. Debido a esta capacidad para almacenar agua con facilidad, los ojos tienden a hincharse, lo que puedes paliar con una toallita desmaquillante que refresque la parte superior e inferior del ojo. 

Recuerda que la piel de los párpados es sensible a asperezas, hinchazón y resequedad, todas condiciones que pueden revelar cansancio, enfermedades o estados emocionales, lo que revela la importancia de seguir los cuidados que recién te hemos expuesto, ¡no los pases por alto y suerte al seguirlos!

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017