Get The Look

Los peores 7 errores que puedes cometen con la piel grasosa

  •  Conoce los errores más comunes que se cometen en el cuidado de la piel grasosa
Pantalla Completa
Previous Next
Conoce los errores más comunes que se cometen en el cuidado de la piel grasosa
Completa tu
Look!
X

La piel que presenta exceso de grasa con frecuencia preocupa a las mujeres, y por eso buscan nuevos métodos de limpieza. Dejar el rostro saludable, libre de grasa, y protegido del sol es indispensable, ya que de no hacerlo es propenso a presentar acné y espinillas. Aprende cuáles son los productos y hábitos que ayudan a mantener la piel bonita y saludable. 

Si sientes que tu piel suele lucir demasiado brillante a la mitad del día, o notas que se forman manchas en la frente, el cuello y en algunas otras zonas del rostro, quizá estás cometiendo algunos errores en tu rutina de belleza. Conoce cuáles son.

1. No incluir el protector solar en su rutina de belleza 

Quienes tienen la piel grasosa suelen pensarlo dos veces antes de aplicarse diversos productos en el rostro, por miedo a que su piel quede todavía más brillante y con una textura pesada durante todo el día. Por eso, el protector solar es uno de los primeros productos que evitan incluir en su rutina de belleza, pero no usarlo diariamente puede resultar perjudicial para la piel.

Incluso cuando no se va a la playa o no se está en la piscina, los rayos ultravioleta afectan a la piel, además de que estimulan las glándulas sebáceas, dejando al rostro más propenso a que se formen espinillas. Un consejo para estas mujeres es buscar un protector solar con una fórmula especial para su tipo de piel, que sea “oil free”, es decir, que no tenga aceites en su composición.

2. Usar el agua a una temperatura inadecuada para lavar el rostro 

Puede parecer lo más normal lavarse la cara al momento de tomar un baño caliente, sin embargo, el agua cuando está a una temperatura muy alta no ayuda a la piel grasa. Cuando está muy caliente, el agua retira la grasa natural del rostro, lo que hace que el organismo entienda que la piel necesita producir más grasa, causando el famoso “efecto rebote”.

3. No invertir en un producto de limpieza especial para piel grasosa 

Por lo tanto, se debe preferir tomar un baño con agua tibia, con el que se pueda limpiar el rostro, ya sea en la mañana o en la noche, y luego al final pasar un chorro de agua fría para cerrar los poros, además de que esto producirá una sensación de frescura y purificación al rostro.

No tener un jabón o un gel de limpieza especial para piel grasosa es uno de los grandes errores al momento de cuidar este tipo de piel. Así como existen productos para piel seca que son más hidratantes, la piel grasosa necesita una limpieza más profunda todos los días, para controlar la grasa que se produce y prevenir la aparición de acné, espinillas y puntos negros.

El consejo básico es nunca dejar de usar el jabón o el gel todos los días; al despertar, para retirar la grasa que la piel produce durante la noche; y en la noche, para terminar con las impurezas que se acumulan durante el día.

4. Evitar hidratar la piel 

Aplicar la crema hidratante en el rostro puede parecer una mala idea para las dueñas de una piel grasosa, ya que se suele pensar que este producto va a aumentar el brillo excesivo del rostro. Sin embargo, todos las pieles necesitan hidratarse, ya que la grasa y la hidratación son diferentes. Mientras que la grasa se considera perjudicial para la piel, la hidratación es sinónimo de salud y se debe mantener.

Por otra parte, la falta de hidratación estimula a las glándulas sebáceas para que produzcan más grasa. Así como el protector solar, la crema hidratante también debe tener una fórmula ligera, y se debe utilizar antes de dormir y antes de aplicar el maquillaje en la mañana.

5. No invertir en productos con múltiples funciones 

Para las mujeres que prefieren disminuir la cantidad de productos que aplican en su piel, vale la pena que apuesten por artículos multifuncionales, es decir, que realizan más de una función. La BB Cream, por ejemplo, es una especie de base de maquillaje con una textura ligera, que contiene factor de protección solar y que ayuda a controlar el brillo del rostro, ademas de que cuenta ingredientes hidratantes en su composición.

Otro producto que puede agilizar la rutina de belleza de las dueñas de una piel grasosa es el agua micelar, que además de retirar el maquillaje ayuda a purificar el rostro y deja la piel más seca, sin necesidad de enjuagar el rostro después de usarla.

6. Realizar exfoliaciones de manera excesiva 

Los exfoliantes son los mejores amigos de las dueñas de una piel grasosa, y por eso algunas se exfolian diario. Sin embargo, es necesario realizar esta práctica con moderación para que el producto no retire por completo la grasa que la cara y el cuello necesitan. Lo ideal es exfoliar el cutis una vez a la semana o dos, dependiendo del aspecto de la piel, para no correr el riesgo de presentar inflamaciones. La exfoliación excesiva también puede dejar algunas zonas de la cara resecas, como alrededor de los labios y la frente.

7. No incluir el tónico en la rutina 

Quienes viven buscando productos para controlar la producción de grasa excesiva y para mantener el pH de la piel en estado óptimo, no pueden dejar de usar un tónico, que ayude a combatir el brillo excesivo del rostro. El consejo es usar productos astringentes y anti acné, es decir, que tengan componentes como ácido salicílico. Para quienes sufren de puntos negros y espinillas, este producto ayuda a limpiar la piel de manera más profunda, cerrando los poros después de aplicar el jabón o el gel.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017