Get The Look

Manos, labios y piel: ¿Cómo mimar a estos 3 sectores hacia el fin del invierno?

  •  Los cutis mixtos y grasos pueden reforzar la hidratación con mascarillas semanales, las que potenciarán el decaimiento de la irrigación de la piel y su consecuente falta de nutrientes. El producto en sus versiones verde, negra y roja prooverá de los nutrientes necesarios a tu piel desde el exterior.
  • No quites la piel muerta de la superficie labial. En caso de querer retirarla, humedece tus labios con agua tibia y retira suavemente.
  • Los lavados de mano constantes con agua caliente no le hacen bien. Prefiere agua fría o templada. Al secarlas, no lo hagas demasiado fuerte. Lo indicado en una pasada suave para no frotarlas demasiado.
  • No mojes los labios con saliva. Hacerlo de forma habitual podría eliminar la grasa que estos producen de forma natural.
  • Al anochecer, antes de dormir, cuida tus manos de manera especial añadiendo una abundante capa de crema. Puedes reforzar su efecto calzando guantes de algodón. Al dormir con ellos, el resultado de hidratación será mucho más efectivo despertando con manos mucho más suaves que la noche anterior.
Pantalla Completa
Previous Next
Los cutis mixtos y grasos pueden reforzar la hidratación con mascarillas semanales, las que potenciarán el decaimiento de la irrigación de la piel y su consecuente falta de nutrientes. El producto en sus versiones verde, negra y roja prooverá de los nutrientes necesarios a tu piel desde el exterior.
  •  Los cutis mixtos y grasos pueden reforzar la hidratación con mascarillas semanales, las que potenciarán el decaimiento de la irrigación de la piel y su consecuente falta de nutrientes. El producto en sus versiones verde, negra y roja prooverá de los nutrientes necesarios a tu piel desde el exterior.
  • No quites la piel muerta de la superficie labial. En caso de querer retirarla, humedece tus labios con agua tibia y retira suavemente.
  • Los lavados de mano constantes con agua caliente no le hacen bien. Prefiere agua fría o templada. Al secarlas, no lo hagas demasiado fuerte. Lo indicado en una pasada suave para no frotarlas demasiado.
  • No mojes los labios con saliva. Hacerlo de forma habitual podría eliminar la grasa que estos producen de forma natural.
  • Al anochecer, antes de dormir, cuida tus manos de manera especial añadiendo una abundante capa de crema. Puedes reforzar su efecto calzando guantes de algodón. Al dormir con ellos, el resultado de hidratación será mucho más efectivo despertando con manos mucho más suaves que la noche anterior.

Invierno es una estación especialmente delicada al tratar la piel: el frío y viento asociado a esta temporada, sumada a los bruscos cambios de temperatura interiores y exteriores, aumentan la sequedad y sensibilidad de la piel afectando principalmente a los sectores más desprotegidos. Manos, labios y rostro requieren de atención extra hacia el fin del invierno, por eso hoy algunos consejos para poner en práctica la quincena anterior a la Primavera.

Cuidados esenciales para la piel de manos, labios y rostro

MANOS
→ Los lavados constantes con agua caliente no le hacen bien. Prefiere agua fría o templada. Al secarlas, no lo hagas demasiado fuerte. Lo indicado en una pasada suave para no frotarlas demasiado. Si harás tareas de limpieza asegúrate de hacerlo con guantes para protegerlas.

→ Agrega crema específica para la zona varias veces al día. Esto busca evitar que se resequen debido a las bajas temperaturas exteriores. Al anochecer, antes de dormir, cuídalas de manera especial añadiendo una abundante capa de crema. Puedes reforzar su efecto calzando guantes de algodón. Al dormir con ellos, el resultado de hidratación será mucho más efectivo despertando con manos mucho más suaves que la noche anterior.

LABIOS
→ No quites la piel muerta de la superficie labial. En caso de querer retirarla, humedece tus labios con agua tibia y retira suavemente. Esto hará que se ablanden y minimices los daños con una técnica mucho menos agresiva.

→ No mojes los labios con saliva. Hacerlo de forma habitual podría eliminar la grasa que ellos producen de forma natural, la cual actúa como protección de los mismos.

→ Un secreto natural para dejarlos parejos y suaves es frotarlos los alimentos ácidos como naranja o limón. Ellos provocarán que la piel del sector se regenere dejándola limpia para recibir productos cosméticos hidratantes.

PIEL
Cutis Mixto: cuida con mayor atención las mejillas y el contorno de ojos ya que suelen ser sectores más secos respecto a otros dentro del rostro. La conocida zona T contiene más grasa concentrada, por lo que hacia el fin del invierno vale la pena controlar brillo y aparición de posibles granitos.

Si bien este tipo de piel suele sufrir menos en invierno debido al exceso de secreción de las glándulas sebáceas, es recomendable utilizar cosméticos de textura fluida y ligera para hidratar las zonas más secas. Los productos libres de aceite son un must al concluir el invierno. Si quieres diferenciar a la hora de tratar el rostro, opta por una crema hidratante menos untuosa en la zona T y relega aquellas más nutritivas para los pómulos.

Cutis Graso: Entre las características más distintivas de la piel grasa están su mayor espesor, dilatación de poros y exceso de secresión sebásea, lo que se traduce en una superficie a veces húmeda y brillante. Con el frío de agosto y septiembre es común que se torne más pálida (producto de la contracción de los capilares, por ende, decaimiento de la irrigación de la piel) llegando a las células menos oxígeno y nutrientes. Para que la secreción sebácea logre llegar a la superficie de la epidermis, lubricándola, puedes utilizar una mascarilla semanal, la que prooverá de los nutrientes necesarios a tu piel desde el exterior.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017