Get The Look

Mascarilla sobre cabello maltratado: Formas para promover el uso de productos especiales

  • Al adquirir una mascarilla escoge una de acuerdo a tu tipo de cabello. Ten en cuenta su condición y textura al comprar el producto.
  • Puedes aplicar la mascarilla con tus hebras recién lavadas o húmedas. Lo importante es que el cabello esté mojado al momento del contacto con el producto, pero no estilando agua.
  • Con la yema de los dados coge un poco de crema de manera de aplicar una capa gruesa de producto por toda la cabeza. Aunque debes poner mayor atención en sectores más susceptibles al daño, como las puntas, la idea es extender el producto desde la raíz.
  • Cubre tu cabello con producto por una gorra de baño para no ensuciar tu ropa ni rostro. Sigue las indicaciones de permanencia especificadas en el envasado: generalmente éstas variarán entre los 20 y 30 minutos.
  • Quítate la gorra de baño y enjuaga tu cabello con agua fría. Dedícale de 3 a 5 minutos a la extracción del producto para que escurra por completo y no queden residuos de él sobre tu cabello.
Pantalla Completa
Previous Next
Al adquirir una mascarilla escoge una de acuerdo a tu tipo de cabello. Ten en cuenta su condición y textura al comprar el producto.
  • Al adquirir una mascarilla escoge una de acuerdo a tu tipo de cabello. Ten en cuenta su condición y textura al comprar el producto.
  • Puedes aplicar la mascarilla con tus hebras recién lavadas o húmedas. Lo importante es que el cabello esté mojado al momento del contacto con el producto, pero no estilando agua.
  • Con la yema de los dados coge un poco de crema de manera de aplicar una capa gruesa de producto por toda la cabeza. Aunque debes poner mayor atención en sectores más susceptibles al daño, como las puntas, la idea es extender el producto desde la raíz.
  • Cubre tu cabello con producto por una gorra de baño para no ensuciar tu ropa ni rostro. Sigue las indicaciones de permanencia especificadas en el envasado: generalmente éstas variarán entre los 20 y 30 minutos.
  • Quítate la gorra de baño y enjuaga tu cabello con agua fría. Dedícale de 3 a 5 minutos a la extracción del producto para que escurra por completo y no queden residuos de él sobre tu cabello.

El lavado no sólo elimina suciedad sino también parte de los aceites naturales del cuero cabelludo necesarios para la salud capilar. Esto, sumado al uso habitual de aparatos eléctricos puede terminar por dañar la fibra desde el interior, panorama donde las mascarillas hidratantes aparecen como el mejor amigo del cabello maltratado. Impulsa su acción con estos consejos.


Olvídate del daño crónico pues es un mito de belleza. Toda cabellera puede mejorar su estado siguiendo algunas prácticas especiales. Hoy te mostramos algunas fórmulas especiales para optimizar el uso y resultado de una mascarilla para cabello dañado.

Musts para el uso de tu mascarilla
1. Al adquirir una mascarilla escoge una de acuerdo a tu tipo de cabello. Ten en cuenta su condición y textura al comprar el producto.

2. Puedes aplicar la mascarilla con tus hebras recién lavadas o húmedas. Lo importante es que el cabello esté mojado al momento del contacto con el producto, pero no estilando agua, por lo que es recomendable quitar el exceso de líquido con una toalla antes del uso de la crema.

3. Con la yema de los dados coge un poco de crema de manera de aplicar una capa gruesa de producto por toda la cabeza. Aunque debes poner mayor atención en sectores más susceptibles al daño, como las puntas, la idea es extender el producto desde la raíz. Asegura que todos los mechones sean abarcados y que la mascarilla quede repartida de manera uniforme.

4. Cubre tu cabello con producto por una gorra de baño para no ensuciar tu ropa ni rostro. Sigue las indicaciones de permanencia especificadas en el envasado: generalmente éstas variarán entre los 20 y 30 minutos. Para un mejor resultado agrega calor mientras la mascarilla actúa.

5. Quítate la gorra de baño y enjuaga tu cabello con agua fría. Dedícale de 3 a 5 minutos a la extracción del producto para que escurra por completo y no queden residuos de él sobre tu cabello. La técnica más simple de probar que tu pelo está listo es asegurarte que no quede resbaladizo. Hecho esto podrás secar y peinar de la forma habitual.

6. ¡Listo! Repite este modus operandi dos o tres veces por semana para una reparación más intensa.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017