Get The Look

Pon en práctica esta guía para lavar y peinar el cabello ondulado, rizado y crespo

  •  Descubre la rutina ideal para cada tipo de rizos
  •  El cabello ondulado, por ejemplo, necesita productos más ligeros
  •  Quienes tienen el cabello crespo pueden realizar la rutina con productos ricos en óleos
Pantalla Completa
Previous Next
Descubre la rutina ideal para cada tipo de rizos
  •  Descubre la rutina ideal para cada tipo de rizos
  •  El cabello ondulado, por ejemplo, necesita productos más ligeros
  •  Quienes tienen el cabello crespo pueden realizar la rutina con productos ricos en óleos

Para que el cabello rizado, crespo y ondulado quede más bonito, es necesario llevar a cabo algunos cuidados específicos. Quienes acaban de pasar por una transición capilar o van a comenzar a prestarle mayor atención a su cabello, deben seguir una rutina detallada, que incluya productos y hábitos correctos. 

Entonces, para ayudar a quienes no conocen los pasos a seguir de los tratamientos, les preparamos una guía especial con la rutina más adecuada para cada tipo de textura de las mechas, conoce más.

En las mechas onduladas tipo dos se deben usar productos con textura ligera 

El cabello ondulado, que tiene la nomenclatura dos del cabello rizado, es un término medio entre cabello lacio y rizado. A diferencia de las texturas 3 y 4, que tienden a ser más grasosas, en este caso la raíz presenta ondas suaves, con forma de “S”, que recorren la longitud del cabello. En general, el cabello necesita de productos que eviten la acumulación de grasa en la raíz y que ayuden a modelar las ondas. Conoce el paso a paso de la rutina para este tipo de cabello:

Lavado: Como la textura ondulada del cabello puede acumular grasa con mayor facilidad, lo ideal es no pasar mucho tiempo sin lavar el pelo. Intenta lavar tu cabello tres veces a la semana, alternando los días, y apostando por productos que promuevan la buena limpieza del cuero cabelludo, pero que al mismo tiempo no resequen las puntas.

Para tratar el cabello, se deben hacer hidrataciones, nutriciones y reconstrucciones, invierte en mascarillas ligeras para que las mechas no queden pesadas. Y al final del procedimiento, utiliza un acondicionador o leave-in tan sólo en las puntas, para sellar las cutículas.

Acabado: Al igual que como sucede con la mascarilla de tratamiento y el acondicionador, la crema para peinar necesita ser ligera y con una textura fluida, para que el cabello no quede sin movimiento o con aspecto grasoso. Pero, incluso teniendo este cuidado, es importante no exagerar con la cantidad del producto.

Entre las diferentes técnicas de finalización, el fitagem tradicional es la más adecuada para que las ondas queden bien definidas, y vale la pena apostar por la ayuda del secador con el difusor, para que las ondas se formen con mayor facilidad y permanezcan intactas por más tiempo.

Al siguiente día: Si apostaste por la técnica fitagem, tienes más posibilidades de despertar con el cabello acomodado al siguiente día, especialmente, si cambias la funda de la almohada tradicional por una de satín.

Sin embargo, cuando se despierta con las mechas desalineadas, se puede usar un rociador con agua filtrada, para revitalizar las áreas que necesitan mayor atención. Si lo deseas, puedes agregar algunas gotas de óleo, pero sin exagerar con la cantidad, para que las mechas no pierdan su movimiento.

Las cremas hidratantes mantienen bonitos y saludables a los rizos tipo 3 

El cabello rizado, es decir tipo 3A, 3B y 3C, tiene espirales mucho más definidas que el cabello ondulado. En general, tiende a resecarse y necesita productos un poco más consistentes para que las ondas luzcan definidas después de lavarlas. Conoce los consejos para tratar el cabello rizado:

Lavado: Debido a la tendencia de este tipo de cabello a resecarse, especialmente los rizos tipo 3C, lo ideal es preferir shampoos hidratantes, que limpian las mechas sin agredirlas, para que la grasa natural del cabello se mantenga intacta. La frecuencia ideal del lavado es dos o tres veces a la semana, pero siempre hay que alternar los días.

Las mascarillas de tratamiento, a su vez, pueden tener más componentes hidratantes, sin que haya riesgo de que el cabello quede muy pesado.

Acabado: Como los rizos se forman con mayor facilidad en este tipo de textura, no faltan opciones para acomodar las mechas y obtener un buen resultado, incluso las más rápidas que se hacen en la ducha son algunas opciones. Sin embargo, para quienes se preocupan por la definición y no quieren lavarse el cabello al siguiente día, la mejor opción sigue siendo la técnica fitagem.

Al momento de elegir la crema para peinar, apuesta por una versión hidratante y con una textura más consistente, pero siempre ten cuidado de no equivocarte con la cantidad, usa poco para que el cabello no pierda movimiento por el exceso de producto.

Al día siguiente: Para evitar que los rizos se deshagan y que duren hasta la siguiente lavada, puedes sujetar el cabello en un recogido estilo piña antes de dormir, y también usa una funda de almohada de satín, para evitar la fricción de las mechas con la tela, lo que produce frizz. Pero, si los rizos se deshacen algún día, sólo hay que hacer una mezcla con agua filtrada y crema para peinar, y rociarla en las mechas.

En el cabello crespo tipo 4 se deben usar productos ricos en aceites y shampoos hidratantes 

Los rizos crecen desde la raíz en el cabello crespo, conocido como tipo 4, este es el que más necesita de óleos durante la rutina de belleza para que quede libre de resequedad. Por eso, desde la elección del shampoo, es muy importante evitar cualquier tipo de producto que pueda comprometer la grasa natural y dejar las mechas resecas. Descubre qué hay que hacer:

Lavado: Como el shampoo el quita la grasa natural al cabello al retirar las impurezas, las versiones ligeras e hidratantes son las más recomendables para el cabello crespo. Pero, aún así vale la pena aplicar un poco de óleo, crema para peinar, y mascarilla, antes de lavar el cabello, para crear una película protectora alrededor de las mechas.

Debido a la poca grasa que tiene el cabello tipo 4 se puede dejar pasar más tiempo sin lavarlo, pero para evitar la acumulación de grasa, lo ideal es lavar las mechas dos veces a la semana. Después del procedimiento hay que sellar las cutículas con un tratamiento, usa acondicionadores hidratantes, y de preferencia, con óleo en su fórmula.

Acabado: Como el cabello crespo necesita aceites, usa cremas para peinar que sean nutritivas. Para potencializar la técnica fitagem usa una mezcla creada con agua, aceite y crema, para que los rizos queden definidos y con aspecto hidratado por mucho más tiempo.

Al día siguiente: El truco del recogido estilo piña y la funda de almohada de satín también son una buena opción para mantener bonito el cabello al día siguiente. Pero, si surge la necesidad de revitalizar los rizos, puedes mezclar agua filtrada, un poco de crema para peinar ligera y unas gotas de aceite en un rociador. Se debe aplicar la mezcla sobre las mechas indefinidas.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017