Get The Look

Tips para la conservación de tu arcilla facial, ¡cuida el producto y extiende sus beneficios!

  • Antes de agregar la arcilla, muchos especialistas concuerdan en que una buena técnica es incrementar su temperatura, grados que reforzarán su poder de acción por ser una sustancia muy polifacética.
  • La excepción al uso de calor está en aquellas arcillas desinflamantes, las cuales para calmar la piel necesitan de una solución fría que no aumente el riego sanguíneo sino todo lo contrario.
  • La forma correcta de almacenarla es en un recipiente de vidrio, madera o cerámica. Nunca utilices plástico o metal, materiales que usualmente son usados para la cocina.
  • Al remover la mascarilla, si no quieres hacerlo con la yema de tus dedos, lo correcto es usar utensilios de manera y no metálicos.
  • Para quitar de mejor manera usa una espátula plana para arrastrar el producto hacia los extremos de tu óvalo facial y remueve desde ese sector, donde te resultará más fácil acumular el producto.
Pantalla Completa
Previous Next
Antes de agregar la arcilla, muchos especialistas concuerdan en que una buena técnica es incrementar su temperatura, grados que reforzarán su poder de acción por ser una sustancia muy polifacética.
  • Antes de agregar la arcilla, muchos especialistas concuerdan en que una buena técnica es incrementar su temperatura, grados que reforzarán su poder de acción por ser una sustancia muy polifacética.
  • La excepción al uso de calor está en aquellas arcillas desinflamantes, las cuales para calmar la piel necesitan de una solución fría que no aumente el riego sanguíneo sino todo lo contrario.
  • La forma correcta de almacenarla es en un recipiente de vidrio, madera o cerámica. Nunca utilices plástico o metal, materiales que usualmente son usados para la cocina.
  • Al remover la mascarilla, si no quieres hacerlo con la yema de tus dedos, lo correcto es usar utensilios de manera y no metálicos.
  • Para quitar de mejor manera usa una espátula plana para arrastrar el producto hacia los extremos de tu óvalo facial y remueve desde ese sector, donde te resultará más fácil acumular el producto.

Por estar compuesta de elementos naturales, la arcilla en sus diversos colores cosméticos requiere de cuidados básicos para mantener intactas sus propiedades luego de adquirida. Por eso hoy te contamos cómo almacenarla, con qué elementos aplicarla y algunas recomendaciones posteriores a su extracción. Atenta a perfeccionar tu ritual si ya has comprobado su efectividad.

La arcilla cuenta con numerosas ventajas terapéuticas para la piel, las cuales pueden manifestarse en tu rostro no sólo las primeras veces que la utilices sino desde abierto hasta acabado el contenido del envase. Para aprovecharla al máximo, revisaremos 3 consideraciones importantes al guardarla, aplicarla y quitarla.

Cuidados para tu envase y la forma en que lo utilizas 

Antes de agregar la arcilla, muchos especialistas concuerdan en que una buena técnica es incrementar su temperatura, grados que reforzarán su poder de acción por ser una sustancia muy polifacética. Expón la arcilla a rayos solares, o en caso de días nublados, realiza una pasada de breves segundos por el microondas. Con el producto tibio ya lograrás impulsar su efecto. La excepción al uso de calor está en aquellas arcillas desinflamantes, las cuales para calmar la piel necesitan de una solución fría que no aumente el riego sanguíneo sino todo lo contrario.

Tras su uso, la forma correcta de almacenarla es en un recipiente de vidrio, madera o cerámica. Nunca utilices plástico o metal, materiales que usualmente son usados para la cocina. Si quieres extender la aplicación de la arcilla a meses después, puedes congelar la fórmula. Como otros componentes de uso cosmético - por ejemplo el aloe vera - al estar expuesto a bajas temperaturas, las compuestos conservarán intactos sus activos cutáneos.

A la hora de remover, si no quieres hacerlo con la yema de tus dedos lo correcto es usar utensilios de madera y no metálicos. Usa una espátula plana para arrastrar el producto hacia los extremos de tu óvalo facial y remueve desde ese sector, donde te resultará más fácil acumular el producto. Tras ello puedes enjuagar tu rostro con abundante agua, y en caso de quedar restos de arcilla, estos seguirán actuando y por ende, ayudando a la regeneración celular.

Completa tu Look!
Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017