Get The Look

Tradición India: Cabello y Religión como aliados

  • Las tradiciones son parte de la vida de los indios, y entre ellas se cuentan las capilares. El pelo está estrechamente vinculado a la religiosidad y el desapego, tanto así que donar las hebras a los dioses es como ofrecer un pedazo de ti mismo. El aspecto se presenta en la imagen de esta modelo durante el desfile de pre-invierno 2012 de Chanel.
Pantalla Completa
Previous Next
Las tradiciones son parte de la vida de los indios, y entre ellas se cuentan las capilares. El pelo está estrechamente vinculado a la religiosidad y el desapego, tanto así que donar las hebras a los dioses es como ofrecer un pedazo de ti mismo. El aspecto se presenta en la imagen de esta modelo durante el desfile de pre-invierno 2012 de Chanel.

India es una tierra de colores, música y tradiciones. En esta línea, las mujeres indias son conocidas por conservar costumbres capilares muy arraigadas: Son por esencia vanidosas y cultivan su cabello por ser símbolo de femineidad y sensualidad. El pelo liso, negro, con cuerpo y brillo natural es uno de los sellos distintivos que las caracteriza, y por la importancia que le dan, te invitamos a adentrarte en su cultura que conjuga la belleza física y la religión.


Algunas tradiciones de la cultura india podrán parecer extrañas, pero al hablar de cabello las mujeres realizan acciones realmente sorprendentes. Una de ellas es pegar su primer mechón de pelo en una bola de masa y tirarlo en el río Ganges como una ofrenda a los dioses. Sin embargo mantienen algunos que hasta el día de hoy son destacados en occidente como el ritual sindoor durante el matrimonio, que consiste en teñir con un polvo rojo la línea de la partidura a las mujeres para ser reconocidas como casadas. Romántico ¿no?

Esta costumbre es un plus para el día de la boda india, ya que la franja se destaca con peinados, muy diferente a lo que sucede al otro lado del mundo. Esta mezcla pigmentada es aplicada por el marido en señal de deseo de longevidad para él.

A partir de ahí, las mujeres peinan su cabello manteniendo una separación central y un moño bajo la nuca ocultado por el Sari, ropaje compuesto por un vestido y tela que cubre la cabeza de las indias. De acuerdo con la edad, el Sari se coloca debajo de la cabeza para cubrir de forma completa el cabello de las mujeres de tercera edad.

Peregrinación por amor: La leyenda detrás del sacrificio
El templo de Sri Venkateswara, ubicado al sur de la India es uno de los ejemplos más curiosos de la religión hindú se mezcla con los temas capilares. La región recibe más de 50 mil peregrinos al día y la mitad de ellos van allí a rapar sus cabezas. Para los indios, el pelo está estrechamente vinculado a la religiosidad y el desapego, y donar sus hebras representa ofrecer un pedazo de ti mismo a los dioses.

Según el hinduismo, el dios Vishnu, encarnado en Venkateswara, estaba meditando donde hoy se encuentra el templo. Él estaba enamorado de una mujer con la que quería casarse, pero al igual que el cazador en su vida terrena, se vio obligado a pedir prestado una gran suma para la boda. Los fieles que visitan el sitio, que se conoció como la casa de la pareja, donan joyas, dinero y su cabello para ayudar al Dios para pagar su préstamo.

Las hebras donadas en un principio sirvieron para la creación de pelucas ceremoniales, pero con el paso del tiempo han cambiado su función, utilizándose como relleno de colchones y más tarde con fines comerciales. En la industria de la belleza, se proporciona para conservar la queratina presente en el cabello, dando pie a un mercado muy lucrativo en la India: el del megahair.

Extensiones: Nuevo desafío comercial
Con la aprobación del gobierno, los templos comenzaron a negociar la venta y exportación de cabello. El porcentaje de dinero recaudado es donado a la comunidad local, que produce mejoras en escuelas, clínicas y orfanatos para la región. Los cabellos más extensos se utilizan en extensiones, mientras que los más cortos se les extrae la queratina para mejorar otro tipo de cosméticos.

El pelo indio es valioso por su longitud, textura lisa y salud. Al ser cuidado lejos de químicos y ser casi siempre de un color negro profundo resultan perfectos para hacer extensiones. En la actualidad, el precio de un kilo de pelo indio puede alcanzar más de 900 euros.

La sorpresa, es que a pesar de su alto precio el mercado es de gran alcance: según datos de la Academia de la Belleza de Reino Unido, la industria de las extensiones mueve alrededor de € 30,7 mil millones por año. El resultado es un aumento de aproximadamente 40% por año.

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017