Get The Look

Tu tap tap perfecto comienza por la forma de tu esponja: Distingue sus formatos y para qué sirve cada uno

  •  Conoce las distintas esponjas que existen hoy en día y elige la que más se acomode a tu estilo.
  •  Una piel natural, pero en la que se lleva base. Ese es el efecto que se produce al usar una esponja para distribuir este maquillaje.
  • Existen distintos tipos de esponjas, pero cada una de ellas permiten que logres un acabado perfecto con tu base.
  •  La esponja clásica, al usarla con pequeños golpecitos, distribuye bien el producto, sin dejas líneas ni rastros notorios de éste.
  • Logra el look deseado al aplicar la base con una esponja.
Pantalla Completa
Previous Next
Conoce las distintas esponjas que existen hoy en día y elige la que más se acomode a tu estilo.
  •  Conoce las distintas esponjas que existen hoy en día y elige la que más se acomode a tu estilo.
  •  Una piel natural, pero en la que se lleva base. Ese es el efecto que se produce al usar una esponja para distribuir este maquillaje.
  • Existen distintos tipos de esponjas, pero cada una de ellas permiten que logres un acabado perfecto con tu base.
  •  La esponja clásica, al usarla con pequeños golpecitos, distribuye bien el producto, sin dejas líneas ni rastros notorios de éste.
  • Logra el look deseado al aplicar la base con una esponja.
Completa tu
Look!
X

Para aplicar de la mejor forma el maquillaje, las esponjas aplicadoras se han convertido en una herramienta imprescindible y que tiene que estar en tu kit de maquillaje. Aprende a reconocer cuál es la que más se acomoda a tus necesidades y encuentra tu esponja perfecta, sacándole desde ya el máximo partido.

¿Por qué necesitas una esponja? Es la mejor forma de conseguir un acabado natural al usar una base en tu rostro. No solo ayuda, si no que deja atrás a todas las otras herramientas que podían apoyar en este proceso, siendo solo ésta la que te entregará el mejor resultado. Por lo demás, permiten que el contorno del rostro quede suave, dejando que tengas un total control sobre el tipo de acabado que deseas para tu piel. Lo único incómodo de usar una esponja para aplicar tu maquillaje, es que después de cada uso ésta debe ser lavada, para que dure más tiempo y para evitar la aparición de bacterias en ella. Aun así, al usarla, comprenderás lo fácil que es manipularla y nunca más la dejarás de utilizar.

Distintos tipos de esponjas para acabados perfectos

1.- Esponja clásica: una de las más comunes y una de las que se ha mantenido con mayor protagonismo en el tiempo. Se trata de las esponjas que caen en la línea de las clásicas por ser las que más se utilizan. Pueden ser de formato triangular, redonda o plana, como un círculo plano. Aunque se pueden lavar para reutilizarlas, estas esponjas muchas veces son desechables, pero en algunos productos de belleza las puedes encontrar para esparcir a la perfección tu base. Para usarla del mejor modo, es ideal ir dando en el rostro pequeños golpecitos con ella, con la intención de distribuir de la mejor forma el maquillaje escogido. Si se hace pincelando el rostro, esto puede contraer problemas, pues el producto no se esparcirá bien y podrá dejar líneas marcas sin fundirse bien en la piel.
Las esponjas clásicas no pueden faltar en tu set de maquillaje, ya que su fácil uso permite que la aplicación de la base sea de lo más eficiente, dejando un aspecto uniforme. Solo ten presente que en algunas ocasiones, para lograr el mejor resultado, deberás humedecerlas un poco para que esparza bien el maquillaje.

2.-Esponja tipo huevo: un diseño más innovador y de material poroso, consiguiendo así un efecto aerógrafo sobre la piel. Aunque también se recomienda humedecerla, esta esponja retiene la cantidad justa de agua y deja la piel natural y uniforme. Un buen consejo, mientras más la humedezcas, más ligera será la cobertura que te entregará.

3.- Esponjas mini: igual que las anteriores, pero en versión más de bolsillo, pensadas para poder maquillar las áreas más pequeñas del rostro, siendo ideal para el tapa ojeras, para cubrir manchas y granitos o para esparcir el iluminador. Al igual que la anterior, se debe humedecer para lograr un acabado perfecto con cada producto.

4.- Esponja ergonómica: similar a las dos anteriores, pero la diferencia es que tiene una hendidura al medio de su diseño, permitiendo que su manejo sea aún más fácil. Su asimetría la hace ideal para las áreas más grandes del rostro, como frente y mejillas, pero también sirve para áreas pequeñas, al poder usar la parte más redondeada de ésta.

5.- Esponja biselada: también algo redondeada pero tiene una parte totalmente plana para cubrir de manera uniforme las áreas más grandes del rostro. A diferencia de las que anteriormente se describieron, ésta puede ser usada en seco, si el resultado que se desea es de una cobertura mayor.

Ahora que ya conoces diferentes versiones de esponjas para el maquillaje, solo queda que escojas la que más se acomoda a tus necesidades, aunque una esponja clásica sin duda tiene que estar entre tus productos favoritos, para lograr un acabado perfecto en un par de golpecitos. ¡Más fácil, imposible!

Temas relacionados
Coloraciones capilares

Conoce las tendencias en 2017